Consultoría

Principalmente, la consultoría de Dinaltia se centra en la puesta en marcha del plan de acción propuesto en el informe de auditoría. Su función, por tanto, es implantar una política de crédito que consiga gestionar eficientemente la concesión del mismo y las cuentas a cobrar, minimizar el riesgo, mejorar la rentabilidad y hacer a la empresa más competitiva.

Ha de tenerse muy en cuenta que su ejecución inadecuada anulará la efectividad de una política de crédito adecuada. Por ello, el plan de acción ha de ser sistémico, consensuado y tiene que implicar y coordinar a las direcciones general, financiera y comercial, muy especialmente a estas dos últimas, para su correcta aplicación. El siguiente paso será asegurarse de que todas y cada una de las personas involucradas de la organización conozca y cumpla las directrices de la política de crédito instaurada.

La correcta ejecución de una buena política crediticia contribuye al incremento de las ventas, al favorecer la concesión de los créditos comerciales, eliminando casi en su totalidad el riesgo de impago que implican las ventas a crédito. De igual forma, protege los activos de la empresa, mejora el flujo de caja, reduce los costes financieros y acorta el periodo medio de cobro. Por todo ello, exige su integración en la estrategia empresarial de cualquier organización.

Además del diseño y puesta en marcha del procedimiento interno de gestión del crédito comercial, una de las principales funciones de la labor consultora de Dinaltia es la creación de un departamento interno de crédito, en los casos de no existencia del mismo, así como su actuación como departamento externo para las empresas que prefieren externalizar dicha función.